Compartir

Supongo que la inmensa mayoría de vosotros sabrá ya a estas alturas que Samsung lanzará sus nuevos Galaxy S9 con dos procesadores distintos, dependiendo del mercado. En este artículo os traemos información sobre las posibles diferencias de potencia y rendimiento que podría haber entre ambas variantes. Seguidamente os lo contamos todo.

Los dos procesadores del Galaxy S9 frente a frente

Como decimos, cuando el próximo 16 de marzo los nuevos Galaxy S9 se pongan a la venta lo harán en dos versiones distintas: una, la destinada por ejemplo al mercado estadounidense, llevará en sus entrañas el Qualcomm Snapdragon 845, que es el procesador que a priori reinará en casi toda la gama alta de 2018; la otra, que llegará entre otros mercados al nuestro, montará un procesador de fabricación propia de Samsung, el Exynos 9810.

Samsung Galaxy S9

Sobre el papel, ambos SoCs juegan en la misma liga, pues a grandes rasgos son muy parecidos en cada uno de los apartados técnicos. Sí, es cierto que existen diferencias entre ambos microprocesadores (por ejemplo, una velocidad de reloj ligeramente superior en el Exynos 9810 o el soporte para cámaras de más resolución del lado del Snapdragon 845), pero también es indudable que, en términos generales, los dos deberían gozar de una potencia y rendimiento similares. Insistimos: sobre el papel, porque luego cada dispositivo es un mundo.

Según nos cuentan en el medio tecnológico italiano Keyforweb.it, un famoso filtrador de noticias chino ha publicado en Twitter, supuestamente, los resultados obtenidos por el Galaxy S9 con Snapdragon 845 en Geekbench. Tenéis los resultados bajo estas líneas.

Resultados benchmark Galaxy S9 con Snapdragon 845

Esta persona califica el resultado obtenido por el Galaxy S9 con Snadpdragon 845 como “mediocre”, aunque si seguimos el hilo de su conversación de Twitter, al mismo tiempo reconoce que no sabe los resultados que obtendría la variante con el Exynos. Por tanto, no se puede establecer una comparación directa. No obstante, a pesar del calificativo empleado por este filtrador, lo cierto es que los resultados obtenidos por el Snapdragon 845 en esta prueba son superiores a los obtenidos por las dos variantes del Galaxy S8 lanzadas en 2017, que montaban el Exynos 8895 y el Snapdragon 835.

En todo caso, volviendo a los dos modelos distintos del Galaxy S8, la variante con Exynos ya obtenía mejores resultados que la versión con Snapdragon. Por tanto, no puede extrañar que en el Galaxy S9 vuelva a suceder lo mismo. Y es que, después de todo, se trata de un procesador creado por Samsung para un dispositivo propio, por lo que es normal que esté mejor optimizado, pues básicamente está pensado para dos familias de dispositivos (los Galaxy y los Note). Además, como solemos decir, una cosa son los resultados obtenidos en este tipo de pruebas y otra muy distinta es el rendimiento real que obtenemos cuando tenemos el dispositivo en nuestra mano.

Por otra parte, estamos convencidos de que en ninguno de los dos casos serán un problema la potencia o el rendimiento.

También podría interesarte: Pronto disfrutarás de hasta 157 nuevos emojis.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.