Compartir

Hoy, emulando a las secciones de Tribunales de los diarios más prestigiosos, queremos contaros la crónica de una condena anunciada. Como ya habréis adivinado por el título de la entrada, queremos hablaros de la pena que ha recaído sobre Lee Jae-yong, a la sazón Vicepresidente de Samsung (y, según dicen, “heredero” de todo el imperio tecnológico del gigante coreano). En las líneas siguientes, trataremos de explicar por qué lo han condenado e intentaremos razonar en qué afecta esto a Samsung, que es probablemente la empresa más grande de “nuestro” sector. Vamos allá.

El Vicepresidente de Samsung habría cometido hasta cuatro delitos

Como decimos, el pasado viernes la Justicia de Corea del Sur declaró culpable de cuatro delitos al vicepresidente de Samsung: soborno, malversación de fondos, perjurio y ocultación de bienes en el extranjero. Y, por la conjunción de todos ellos, le han condenado a cumplir cinco años de cárcel.

En realidad ha salido mejor parado de lo que inicialmente se preveía, puesto que la acusación pública ejercida por la Fiscalía del país pedía para él más del doble de condena: doce años.

¿Cómo se han desarrollado los hechos?

Los entramados de casi todos los casos de corrupción tienen a ser complejos, por su propia naturaleza. Y este no es una excepción.

El Tribunal ha entendido como “hechos probados” que el vicepresidente de Samsung soboró a Choi Soon-sil, “mano derecha” e íntima amiga de la antigua Presidenta Park Geun-hye. En este punto, debemos recordar que esta señora fue apartada de su cargo y suspendida de todas sus funciones por la Asamblea Nacional de Seúl en diciembre del pasado año, y está actualmente procesada en un procedimiento paralelo por asuntos de índole similar. Y Choi Soon-sil, apodada La Rasputina, también ha sido condenada por haber conseguido ventajas académicas para su hija gracias a su influencia sobre la ex-Presidenta.

Choi Soon-sil Detenida
IMAGEN: Reuters

Tal debía de ser la influencia de La Rasputina sobre Park Geun-hye que, con el soborno, Lee Jae-yong habría tratado de conseguir que convenciese al Ejecutivo (es decir, a la Presidenta en aquel momento) para que facilitase la fusión de dos filiales de Samsung. Al parecer, de esa fusión podría depender su posición como “heredero” del imperio tecnológico. Todas sus relaciones con la esfera política, en último término, habrían tenido ese objetivo, reforzarse como heredero de Samsung. En la sentencia, por cierto, se da como probado que la cantidad total del soborno ascendió a unos 5,4 millones de euros. No obstante, en la acusación se apuntaba a que el total podría ser de unos 32 millones de euros.

Parte de estas “donaciones”, que al final han resultado ser pagos por favores políticos, se habrían enviado al extranjero, a favor de empresas indirectamente controladas por Choi Soon-sil, La Rasputina. De ahí la condena por ocultación de activos en el extranjero. Por último, el vicepresidente de Samsung habría cometido perjurio cuando, frente a la Asamblea Nacional y bajo juramento, se declaró inocente de todos los cargos.

Vicepresidente de Samsung Detenido
IMAGEN: Reuters

¿Cómo afecta esto a Samsung?

Partamos de la base de que el actual presidente del gigante ya había sido condenado en dos ocasiones anteriores, también por soborno y, a mayores, evasión fiscal. En ambos casos obtuvo una especie de “perdón presidencial” (que es una especie de poder de indulto que se reserva el Ejecutivo), argumentando que sí, que podría haber cometido delitos, pero su aportación a la economía nacional era tan grande que se podrían perdonar sus “deslices”. Recordemos que se estima que Samsung aporta una quinta parte del PIB de Corea del Sur.

La gigante sigue generando dinero

Sabiendo que con precedentes como estos la compañía no se ha resentido ni lo más mínimo (es más, sigue consiguiendo resultados económicos espectaculares), no es de esperar que la condena de este hombre vaya a suponer algún cambio drástico en la trayectoria de la empresa. Además, el consumidor final, en general, suele ser ajeno a este tipo de “polémicas” y lo único que le importa es poder disfrutar de su dispositivo.

Tal vez si la Administración de Justicia de Corea del Sur sigue indagando y escarbando en las relaciones entre los poderes económicos y políticos del país, veamos algún caso más como este. Y tal vez no sólo en Samsung. Pero parece que, mientras el negocio siga funcionando como un reloj suizo, Samsung no debería temer ningún revés.

Vía | El País

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.
  • Juan Gilsanz

    Los delincuentes a la cárcel no como ocurre en España