Compartir

Por si hay algún lector despistado, lo primero que debemos comentar para centrar el tema es que Razer es un de los fabricantes de periféricos y accesorios enfocados al juego más famosos del mundo. Históricamente, el grueso de su negocio y el que les ha granjeado su reconocimiento mundial ha sido el gaming en ordenadores y videoconsolas. Pero ahora, según hemos podido saber, la empresa radicada en los Estados Unidos estaría planeando ir un paso más allá para ampliar su mercado y meterse de lleno en la batalla de los teléfonos inteligentes. A continuación, como siempre, más detalles.

Razer quiere introducirse en el mundo de los teléfonos

Como he dicho en la introducción, el nombre de Razer se asocia automáticamente al juego en distintas plataformas. Si prestamos atención a los movimientos empresariales que la compañía ha venido realizando desde 2015, la noticia de que quieren hacerse un hueco en el mercado de los dispositivos móviles (que conocemos gracias a Android Central) no debería resultar del todo extraña.

¿Recordáis la videoconsola Ouya, financiada en Kickstarter, que basaba su funcionamiento en Android? A pesar del éxito de su financiación, Ouya no acabó de calar en el mercado. Razer, aunque en principio no tenía el más mínimo interés en el hardware de la consola, adquirió la compañía. Poco tiempo después, en 2016, Razer también compró Nextbit, la empresa responsable del smartphone Nextbit Robin, un teléfono inteligente basado en la nube. Quizá un poco menos relacionada de forma directa con la noticia que hoy nos ocupa (pues tiene más aplicación directa a su negocio tradicional), también debemos mencionar la adquisición por parte de Razer de la mítica empresa de sonido THX.

Razer Serval
Razer Serval, el mando inalámbrico para teléfonos inteligentes

Tal vez, entendidas por separado, estas compras no hayan tenido ningún significado especial. Pero, sabiendo de las nuevas intenciones de Razer, sí cobran una nueva dimensión.

Ahora bien, también es necesario comentar un detalle importante, que afecta a las intenciones de la empresa, al menos por el momento. Razer se haya inmersa en un proceso que, en terminología económica, se denomina Oferta Pública de Venta. Se trata, a grandes rasgos, de un mecanismo de financiación de la propia empresa, que pone en venta una parte de sí misma (por ejemplo, en forma de acciones, aunque no sólo por esta vía) para propiciar la entrada de dinero “nuevo” en la compañía a través de inversores. Si hay algún economista que me lea, le ruego que me perdone por una explicación tan vaga, pero es sólo para hacernos una idea de que Razer necesitaría financiación para afrontar este paso.

El mercado de los dispositivos móviles para gamers

Al pensar en otros teléfonos dedicados al gaming lanzados en el pasado, creo que a la práctica totalidad de nosotros se nos viene a la cabeza el famoso Sony Ericsson Xperia Play, aquel “pariente no muy lejano” de la poco afortunada PSP Go, también de Sony. No es, desde luego, un precedente demasiado halagüeño para Razer, porque no acabó de funcionar como se esperaba.

Sony Ericsson Xperia Play
Sony Ericsson Xperia Play. IMAGEN: Engadget

En la actualidad, quizá los dispositivos más equiparables serían las consolas portátiles que cuentan con Android como sistema operativo (las GPD o la Shield de NVIDIA, por poner sólo dos ejemplos). No obstante, en ellas el enfoque es distinto, pues ya dejan clara su vocación de ser “videoconsolas”, no teléfonos móviles.

Personalmente, creo que es un mercado muy complicado, por el sacrificio que implica para el fabricante y, en último término, para el consumidor. En este sentido, el principal sacrificio, creo, es el del diseño. Introducir todos los controles necesarios para jugar en el cuerpo de un teléfono, choca de lleno con la idea de diseño “bonito” que casi todos tenemos en mente para nuestro dispositivo móvil. Además, el impacto en el diseño, irremediablemente tiene consecuencias también (negativas, en mi opinión) en la portabilidad del aparato, o en la autonomía.

Es decir, mi conclusión es que son dos “mundos” que no acaban de casar del todo bien. Por supuesto, se puede jugar perfectamente a determinados juegos en la pantalla táctil de nuestros teléfonos, pero personalmente creo que para “ir un paso más allá” y jugar a juegos que requieran de un control más complejo, ya están las videoconsolas portátiles, que están concebidas precisamente para eso.

No obstante, si en Razer creen que podría haber un mercado interesante para su teléfono para gamers, será porque saben algo que a mí se me escapa. Pero, como ya digo, a mí me parece un segmento poco propicio para los “experimentos”.

Claro, esto es sólo mi opinión, que en ningún caso tiene por qué coincidir con la vuestra. Por eso, os invito a que nos dejéis vuestras impresiones en la sección de los comentarios, para debatir el asunto.

También podría interesarte: Facebook trabaja en un teléfono modular.

“Treintaypicoañero” y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.