Compartir

Que Qualcomm viene de un año 2017 bastante complicado, a pesar de estar en la primera línea en la producción de microprocesadores para dispositivos móviles, no es un secreto para nadie. Entre la imposición de varias multas por todo el planeta y los enormes gastos a los que ha tenido que hacer frente por sus continuos litigios, las cuentas de la compañía norteamericana han acusado el golpe. Pero, como en el caso de la política, el mundo de la tecnología también hace extraños compañeros de cama. En este caso, venimos a hablaros de su nueva alianza con Samsung. Veamos los detalles.

Un año difícil para Qualcomm a nivel económico

Con “extraños compañeros de cama” queremos hacer notar que, no hace mucho (a mediados de mayo de 2017), el gigante surcoreano se unía a Intel en una demanda contra Qualcomm en Estados Unidos, por un supuesto abuso de posición dominante y que, siempre según la firma asiática, era el motivo por el cual sus microprocesadores Exynos no se han prodigado demasiado fuera de los teléfonos de Samsung. Es decir, que esta nueva alianza llega después de menos de un año de disputas legales entre ambas compañías.

Qualcomm demanda a Apple

Pero, como muchos sabréis, esa no fue la única disputa legal en la que Qualcomm se vio involucrada el pasado año. Por ejemplo, en Android 5×1 os contamos hace unos meses cómo Qualcomm demandaba a Apple por una supuesta revelación de información confidencia a un empleado de Intel (competidor directo de Qualcomm). A este enfrentamiento, debemos sumar la multa casi mil millonaria que la Unión Europea le ha impuesto y cuya apelación ya está en marcha (es decir, más gasto). También podemos añadir a la “mezcla” la demanda con la que Apple contraatacó, a cuenta de una supuesta infracción de al menos ocho patentes y que llegaba después de otra demanda de la compañía de la manzana mordida por el excesivo precio que Qualcomm impone a sus componentes valiéndose de su posición. O la investigación que la South Korean Fair Trade Commission (la comisión que regula la competencia en Corea del Sur) mantiene abierta por prácticas monopolísticas y desleales y que, como veremos un poco más abajo, tiene bastante importancia para este nuevo acuerdo.

En fin, como veis, un año repleto de disputas y de procesos judiciales que han terminado por mellar los resultados económicos del fabricante de microprocesadores. Quizás por ello, junto con el anuncio de sus resultados económicos, Qualcomm se ha apresurado a hacer pública esta nueva alianza con Samsung.

Qualcomm

¿Qué supone la alianza entre Samsung y Qualcomm?

Si nos atenemos al comunicado oficial ya citado, el acuerdo versa sobre la utilización “cruzada” (es decir, en ambas direcciones) de las patentes de las dos compañías, en cuanto a lo que se refiere al mercado de los dispositivos móviles y el equipamiento de infraestructuras. En palabras de Steve Mollenkopf, Director Ejecutivo de la compañía estadounidense, su compañía “ha disfrutado de una sólida alianza con Samsung durante muchos años y estamos encantados de seguir extendiendo y afianzando nuestra relación a través de este acuerdo sobre licencias, además de continuar nuestra relación como proveedor clave de Samsung“.

Samsung factoría

Además, Alex Rogers, a la sazón Vicepresidente del fabricante de microprocesadores, ha comentado que creen que este nuevo acuerdo a largo plazo con Samsung les allanará el camino para la apelación en la investigación que en Corea del Sur se está llevando a cabo y podría suponer la imposición de otra multa de casi 900 millones en el país asiático. Al parecer, las alegaciones de Samsung, en las que se basaría gran parte de dicha investigación, “desaparecerían” tras este acuerdo, con lo que los cargos contra Qualcomm se desvanecerían igualmente y podrían vencer en su apelación (es decir, que no pagarían la multa).

De este modo, además, Samsung y sobre todo Qualcomm, tratarían de mostrar al mundo que pueden llegar a acuerdos sobre patentes, para de algún modo hacer ver que las acusaciones de Apple sobre un presunto abuso de posición dominante carecen de sentido. Porque, además de este acuerdo, hace relativamente poco también se han cerrado acuerdos similares con otras compañías, como Xiaomi, que apuntarían en las misma dirección, es decir, en la de proyectar una imagen de acuerdo entre muchos fabricantes, lo que “arrinconaría” a Apple con pretensiones. Es, ciertamente comprensible, dado que Apple anunció hace no mucho que su próxima generación de dispositivos no dependerían de ningún componente de Qualcomm, lo cual tendría un gran impacto en sus ingresos. Así que Qualcoom estaría en cierto modo “cubriéndose las espaldas”.

No obstante, estamos prácticamente convencidos de que las disputas no acabarán aquí.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.