Compartir

Aunque Samsung no transita siempre por un camino de rosas y no es un fabricante exento de problemas de fabricación (creo que todos recordamos el caso de los Note 7 “explosivos” y los ríos de tinta que hicieron correr) ni de escándalos (seguro que también recordáis los problemas legales del Vicepresidente de la compañía), lo cierto es que los resultados económicos no han dejado de estar a la altura en los últimos años. Y es precisamente de esos balances económicos de los que os traemos hoy noticia.

Samsung bate récords de beneficios

Según nos cuentan en Bloomberg, el valor de las acciones de Samsung Electronics Co. se ha disparado tras conocerse el informe sobre beneficios de la compañía. Y es que, al parecer, gran parte de la culpa de esta subida la tienen las ventas de las divisiones de microprocesadores y de pantallas. En concreto, la fuerte demanda de pantallas OLED que Apple realizó para su reciente iPhone X habría posibilitado esta escalada en los beneficios. Ironías de la vida, ¿no?

¿Y cuáles son las cifras? Pues empecemos por las globales, que son de las que “quitan el hipo”, por cierto. En 2017, Samsung ha obtenido unos beneficios de 50.000 millones de dólares, lo que supone que han batido un récord propio que data de 2013 y que era de 35.000 millones.

iPhone X
La pantalla OLED del reciente iPhone X ha corrido a cargo de Samsung y le ha reportado grandes beneficios

También resulta llamativo, además, que la división de teléfonos móviles no sea la principal fuente de ingresos. Y es que, de hecho, baja sus números en este ejercicio, pasando de los 2.230 millones en 2016 a los 2.100 millones. Aunque es el mayor fabricante de teléfonos del mundo, en mercados de millones de consumidores como China o India, compañías como Xiaomi están emergiendo con mucha fuerza (no en vano, Samsung no están en china ni en el top 3 de fabricantes, siendo este un mercado muy vasto). La verdad es que la compañía surcoreana tiene varios frentes con competencia fuerte, tanto en las gamas altas como en las gamas bajas, que es donde precisamente los fabricantes chinos están tratando de llevarse el gato al agua. También es justo decir, volviendo al descenso en los beneficios de la división móvil de la compañía, que la inversión en marketing que realiza la compañía es considerable y, desde luego, tiene su impacto en las cuentas.

Y el Samsung Galaxy S9 a la vuelta de la esquina

Como decíamos, mientras el fabricante surcoreano mantiene viva la lucha con compañías como Xiaomi por hacerse con el mercado de la gama baja, no puede descuidar el frente de la gama alta. En ese sentido, como ya sabréis, en el próximo MWC de Barcelona (concretamente el día 25 de febrero) veremos sus nuevos Galaxy S9.

Samsung Galaxy S9 y Galaxy S9+

Su tarea principal, seguir la buena estela que ha dejado el Note 8, lanzado a finales de 2017, que tuvo que vérselas con grandes teléfonos de la competencia y que ha conseguido hacer crecer las ventas en el último trimestre. Entre ellos, claro, el iPhone X, que en el “imaginario colectivo” siempre será el “rival” a batir por Samsung.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.