Compartir

De acuerdo con una publicación en el medio coreano The Investor, la también coreana LG estaría trabajando codo con codo con Qualcomm en el desarrollo del futuro Snapdragon 845, la evolución natural del actual Snapdragon 835, y en la próxima iteración del teléfono de gama alta de LG: el LG G7.

Snapdragon 845, el corazón del LG G7

Como decimos, siempre según la información proporcionada por The Investor, ambas compañías estarían inmersas, desde los primeros días del mes en curso, en el desarrollo conjunto de ambos productos. En este punto se hace necesario aclarar que, tanto “Snapdragon 845” como “LG G7”, son nombres provisionales. Por tanto, los utilizaremos sin más intención que la de hacernos entender.

Por otra parte, no parece muy atrevido intuir que, si LG está colaborando con Qualcomm en el desarrollo de este procesador, es muy probable que éste acabe siendo el corazón del próximo gama alta de la compañía de Corea del Sur.

Según las informaciones que hemos podido conocer, el futuro Snapdragon 845 estaría fabricado con tecnología de 7 nanómetros. Además, en cuanto a la potencia, la gente de Qualcomm estaría apuntando a que su próximo procesador de gama alta fuese hasta un 30% más potente que el actual Snapdragon 835.

Debemos insistir que esto son sólo rumores hasta el momento y, por tanto, no podemos tomarlos como ciertos hasta la confirmación oficial. De hecho, también hay informaciones contradictorias en algún punto, pues otras fuentes afirman que el Snapdragon 845 no estaría fabricando con tecnología de 7 nanómetros, sino de 10.

LG G6 predecesor LG G7
LG G6, con Snapdragon 821 en su interior. FOTO: cnet.

Las posibles intenciones de LG

La decisión de LG de montar en su G6 el procesador Snapdragon 821 (que, recordemos, cuenta con cuatro núcleos, funcionando a 2,35 GHz), en lugar del Snapdragon 835, habría generado cierta reticencia en parte de los compradores potenciales del producto. Porque, como es sabido, los competidores directos en su gama y rango aproximado de precios (Galaxy S8 o Xiaomi Mi6, por poner dos ejemplos) han optado por el 835, un modelo más potente.

En este sentido, LG parece estar tratando de evitar que su próximo flagship, el hipotético LG G7 parta con esta desventa el año próximo. La idea es que el futuro modelo de gama alta de la compañía coreana esté preparado para dar soporte a las tecnologías emergentes relacionadas con la realidad virtual y con la realidad aumentada.

Además, como ya filtró el mismo medio, en Samsung también estarían pensando en montar este procesador en el futuro Galaxy S9. Con este premisa sobre la mesa, LG no querría salir al mercado con una desventaja en cuanto a potencia en comparación con uno de sus competidores directos. Por otra parte, el hecho de participar directamente en el desarrollo podría facilitar el crear un teléfono a la medida del procesador, que podría estar diseñado ad hoc para la ocasión.

Y vosotros, ¿qué esperáis de este nuevo procesador? ¿Creéis que marcará una diferencia clara con el Snapdragon 835?

También podría interesarte: Samsung prepara ya los mejores procesadores de la historia.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.