Compartir

Tengo que admitir que Apple lo ha sabido hacer bien, que digo bien, muy bien. Un fabricante que lleva años viviendo de las rentas y que si bien revolucionó este sector en 2007, desde entonces ha sabido dar cucharadas de innovación en las dosis justas año tras año.

Porque no nos engañemos y dejemos de decir las cosas por miedo a que se nos tache de ser anti Apple, para nada y muy lejos de la realidad. Que Apple lleva 3 o 4 años ofreciendo pocas novedades a sus usuarios es algo que se palpa, pero tampoco pasa nada por decir que el nuevo iPhone X es una criatura nacida de un laboratorio donde se han juntado un grupo de personas y han diseccionado varios dispositivos Android, escogiendo lo mejor de estos para el flagship de Apple.

¿Por qué Apple tiene ese poder de atracción?

Que el iPhone X no tiene absolutamente nada que envidiar de muchos gama alta, es innegable, como tampoco lo es que se ha inspirado en algunos de ellos (y en otros casos incluso apoyado directamente, como con LG y Samsung), tampoco.

Fan de Apple

Apple sabe que no puede viajar sola, que si Qualcomm le da la espalda, tendrá que buscar nuevo amigo, que si Sharp no la satisface, Samsung puede ser su nuevo socio y que por supuesto LG siempre estará ahí para ofrecerle lo último en baterías. Apple no suele inventar demasiado (de hecho, últimamente prefiere comprar y asimilar empresas), pero si hace visibles tecnologías que la gente no valora o desconoce.

No han inventado el escáner facial, ni el de huellas dactilares, tampoco las pantallas OLED, el notch, los asistentes virtuales, los diseños unibody metálicos, las dobles cámaras, no. Pero si Apple no lo hubiera incluido en los diferentes iPhone que lanzó en los últimos años, ¿Estaríamos disfrutando estas tecnologías en nuestros Android? Por supuesto que no. Apple puede caer mejor o peor, pero lo que nadie puede obviar es el poder de atracción que tiene, pues todo lo que toca se convierte en oro y a los fabricantes Android no les importa asimilar esas “novedades” en sus nuevos teléfonos.

Si a Apple le funciona, a mi también debería de funcionarme

Hay fabricantes que piensan que el coger una característica del último iPhone y ponerlo en otro dispositivo, seguramente funcionará. Y pese a no ser siempre así, se intenta. Ahí tenemos dobles cámaras por todos lados (antes del Huawei P10, LG G5 o HTC One M8, prácticamente nadie hacía caso a esto). También el caso de eliminar el minijack de 3.5mm para los auriculares, sin motivos de peso, Apple lo fulminó de su iPhone 7. No hace falta decir que la “pionera” en esto fue Alcatel y más tarde Lenovo con Motorola, si, pero desde luego tras los iPhone de 2016, muchos fabricantes se han apuntado a la estúpida moda.

Ratón del Xerox Alto, plagiado por Apple
Ratón del Xerox Alto, plagiado por Apple

Nadie quería o necesitaba un sensor de huellas, de hecho, si le hubieras preguntado hace 5 años a alguien si necesitaba algo así, con casi total probabilidad te habría dicho que menuda tontería. Hoy es realmente raro ver un teléfono sin ello. Nadie tiene ese poder democratizador o más bien de imitación que tiene Apple, esto a veces es bueno para el consumidor, otras no tanto, porque hay algo que hace Apple y nos afecta a todos negativamente, si, a todos.

El precio, lo peor que puedes copiar a Apple

¿Os acordáis de aquellos años en los que decíamos que los iPhone eran ridículamente caros? Ese argumento poco a poco ha ido perdiendo fuerza cuando Google, HTC, Sony, LG, Samsung y otras muchas han ido produciendo terminales cada vez mas caros. Y si bien algo de culpa tiene Apple, no vamos a ser ciegos y dejar todo sobre el tejado de los de Cupertino, para nada.

Steve Jobs, co-fundador de Apple

El marketing tan salvaje que vemos en forma de banners, cuñas de radio, anuncios televisivos en horario de máxima audiencia, dobles páginas en diarios de tirada nacional, etc, es lo que hoy en día encarece un teléfono inteligente. Esas campañas que vemos en la parada del bus, ocupando una lona que tapa todo un edificio de Madrid o Barcelona, cuestan dinero. Y no pienses que los fabricantes asumen que habrá que apretarse el cinturón y a la larga su marca se posicionará en un lugar alto, el dinero debe llegar rápidamente y… el precio de los dispositivos sube para intentar opacar el éxito del iPhone que a veces ni hace plantearse a Apple si gastar o no. Lo hace, claro, mucho, pero desde luego gana más por cada dispositivo que el resto.

En definitiva, Apple hay sólo una, para lo bueno y también para la malo. Y sabemos que perdió ese halo que la envolvía y que todos envidiaban, pero pese a no ser esa compañía mágica que algunos añoran, todavía es la más influyente, así que preparaos para ver el notch o algo similar en varios dispositivos de 2018. Por otra parte, los diferentes fabricantes Android tienen un potencial descomunal y nada que envidiar actualmente en términos de innovación a nadie: Huawei, Samsung, LG, Lenovo y un largo etcétera son el claro ejemplo de lo maravilloso de este sector, con mucho que ofrecer y con un futuro tan incierto como apasionante.

También podría interesarte: Samsung presentaría el Galaxy S9 en dos meses.

mm
Apasionado amante de la tecnología, aprender sobre cualquier tema y coordinador del proyecto Android 5x1. También ayudo en Apple 5x1.