Compartir

A mediados del pasado mes de octubre os informamos de la presentación en sociedad del nuevo dispositivo de ZTE, el ZTE Axon M, un teléfono con una doble pantalla plegable cuyo valor principal era su versatilidad a la hora de ser usado. Si bien podríamos llegar a pensar que se trata de una apuesta tal vez anecdótica, lo cierto es que tenemos indicios de que grandes fabricantes habrían iniciado sus trabajo en esta dirección. De hecho, hoy venimos a hablaros de unas patentes de Samsung, el mayor fabricante de teléfonos móviles del planeta, que muestran cómo podría ser el rumoreado Samsung Galaxy X. A continuación, os contamos todo lo que hemos podido saber.

La posible interfaz del Samsung Galaxy X se muestra en una patente

Los que tengáis mejor memoria, tal vez recordéis que no es la primera vez que os hablamos de este Samsung Galaxy X en Android 5×1. Allá por el ya lejano mes de julio de este año, os contamos que un dispositivo plegable de Samsung (al que, por cierto, ya denominábamos Samsung Galaxy X) acababa de pasar la certificación Bluetooth. Desde entonces, los meses han ido pasando y parece lógico pensar que Samsung ha seguido trabajando en él.

Patente Samsung Galaxy X Dobe Pantalla
Uso de la doble pantalla en un eventual Samsung Galaxy X

Un fruto de este trabajo podrían ser, desde luego, la muestra de las patentes que os traemos hoy y que, básicamente, nos vienen a revelar algunos de los distintos usos que se le podrían dar a un teléfono de estas características.

Nuevas formas de usar nuestros teléfonos

La idea que subyace en la introducción de una segunda pantalla en nuestros teléfonos móviles es la de facilitar determinadas tareas, pudiendo dividir nuestro espacio de trabajo (o de ocio, depende del caso) entre dos paneles distintos y físicamente independientes pero complementarios. Como podéis ver en las imágenes con las que acompañamos este artículo, estas patentes nos muestran distintas posibilidades, que comentaremos brevemente.

Patente Samsung Galaxy X
Otro posible uso de la doble pantalla.

Por un lado, nos encontramos con la ya típica doble pantalla, que permite tener, por ejemplo, dos aplicaciones distintas abiertas al mismo tiempo, mostrándose cada una en una de las pantallas. Es cierto que algunos terminales ofrecen una solución mediante software para dividir una única pantalla, pero sin duda un doble panel facilitaría muchas tareas productivas o de ocio.

También se ha mostrado una especie de “modo juego” (bajo estas líneas), en el cual se pondría el teléfono de forma horizontal, quedando la pantalla de abajo dedicada para los controles y el panel superior para el juego en sí. El parecido con una videoconsola Nintendo DS es reseñable, salvo por la ausencia de controles físicos.

Samsung Galaxy X Patentes
Muestra de cómo se podría jugar con la doble pantalla.

Por lo demás, las patentes también dejan ver algunas funcionalidades “menores”, si se me permite la expresión. Por ejemplo, cuando estamos leyendo un libro electrónico en una de las pantallas, en la otra se mostraría la portada del libro, de forma que la experiencia se asemejase a la de leer un libro físico.

Personalmente, creo que hay bastante potencial en este campo de los teléfonos plegables. No tanto porque grandes fabricantes, como Samsung (incluso hay algunos rumores relativos a Microsoft y a su Surface) se pongan a trabajar en ello, sino porque es en sí misma una vía de innovación, en un momento en que parece muy complicado que el “smartphone tradicional” reinvente la rueda. También creo que gran parte de su éxito pasará por ver cómo se las ingenian las compañías para “envolver” un dispositivo de dos pantallas en una apariencia estética realmente atractiva y que, de algún modo, “respete” las tendencias de diseño actuales.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Creéis que Samsung se meterá de lleno en esta pelea con su Samsung Galaxy X? ¿Consideráis que podremos llegar a ver muchos dispositivos plegables de distintos fabricantes a partir de 2018?

Vía | GSMArena

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.