Compartir

Una semana más, volvemos a la sacar a la palestra al fabricante chino Meizu. Mientras que la semana pasada os traíamos la presentación de su nuevo M6s (que estrenaba un nuevo SoC de Samsung, por cierto), hoy queremos hablaros sobre el futuro Meizu 15 Plus, el tope de gama de la compañía asiática que, al menos sobre el papel, nos da una muy buena impresión. A continuación os contamos todos los detalles de los que disponemos y os mostramos algunos de los renders que han aparecido en la red.

Meizu 15 Plus, directo a la gama alta

Además de este Meizu 15 Plus también se espera un Meizu 15 “a secas”. Como tal vez podríais deducir por su nombre, estos dos nuevos dispositivos chinos saldrían al mercado con motivo del decimoquinto aniversario de Meizu (la compañía se fundó en 2003), del mismo modo que Apple lanzó su iPhone X para celebrar la efemérides de su emblemático teléfono. Antes de hacer más consideraciones, os dejamos con una imagen que nos llega de la mano de Gizmochina (y os invitamos a que veáis la otra, un poco más abajo), que mostraría una posible parte frontal del Meizu 15 Plus, en los que se adivinan algunas de las características (y parecidos razonables) que podría tener.

Meizu 15 Plus Render Frontal
Render de la parte frontal del Meizu 15 Plus. IMAGEN: Gizmochina

Salta a la vista el esfuerzo que Meizu estaría haciendo en conseguir una reducción casi total de los marcos alrededor de la pantalla. No parece que vaya a haber un notch al estilo Essential o iPhone X, sino una franja estrecha, que suponemos que se reservaría para los sensores necesarios (proximidad y luminosidad), una cámara de selfies y el propio auricular para las llamadas. Si se me permite la comparación, se parece a un Xiaomi Mi Mix 2, pero del revés. En cualquier caso, damos por segura la presencia de un panel de 18:9.

Meizu 15 Plus Render Parte Trasera
Render que muestra la posible parte trasera del Meizu 15 Plus. IMAGEN: Gizmochina

En la parte trasera de este Meizu 15 Plus, como veis sobre este párrafo, nos encontraríamos con una doble cámara trasera, con un módulo de cámara con forma de cápsula, colocada verticalmente y que también similar a la del iPhone X, pero centrado. Bajo la cámara encontramos lo que podría ser o un flash LED o un sensor de huellas, aunque parece bastante pequeño para la yema de un dedo. Tal vez podría apostar por un sensor en un canto del teléfono, como el ya citado M6s o, rizando el rizo, integrado bajo la pantalla. Desafortunadamente, no tenemos aún datos al respecto.

Otras especificaciones técnicas del teléfono

Aunque quizá es aún un poco pronto, las primeras informaciones apuntan a la presencia del todopoderoso Snapdragon 845. Eso sí, también se especula con que el procesador elegido podría ser el Exynos 8895, de Samsung, presente en algunas variantes de los Galaxy S8 y Note 8 del pasado año. Ni mucho menos sería un procesador malo, pero sí chocaría la inclusión de un SoC con más de un año en el mercado, si es que se quiere brillar en la gama alta. Por lo demás, la fuente citada señala que la memoria RAM podría ser de 6 u 8 GB, acompañadas de 128 GB de almacenamiento.

Según Gizmochina, el teléfono podría mostrarse por primera vez en febrero, durante el Año Nuevo chino, y estaría disponible ya en marzo. De acuerdo con la misma fuente, el precio rondaría los 560 dólares, siempre al cambio directo.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.