Compartir

Cuando nos referimos a dispositivos “todo pantalla” o a teléfonos con “pantalla infinita”, en cierto modo nos estamos haciendo trampas al solitario, porque la realidad es que en la actualidad no existe tal cosa. No al menos estrictamente hablando, porque siguen existiendo elementos físicos que es difícil hacer desaparecer de las pantallas. Las patentes de Samsung de las que queremos hablaros hoy irían precisamente en esa dirección: conseguir la pantalla infinita verdadera. Y sí, obviamente estamos ansiosos por que se materialicen.

Las patentes de Samsung que nos gustaría ver pronto

El primer escollo a superar para la consecución de las pantallas infinitas verdaderas, que era la ubicación del sensor de huellas bajo la pantalla, ya sabemos que se puede conseguir (Vivo y Synaptics pueden dar buena fe de ello). Sí, es cierto que bastaba con situarlo en el reverso, pero lo cierto es que muchos usuarios lo prefieren en la parte frontal y, de acuerdo con otras patentes de Samsung que ya vimos hace un tiempo, su instalación bajo la pantalla abriría un gran abanico de opciones a nivel de seguridad.

Pero, además del sensor, existen otros elementos en los frontales de los teléfonos que es complicado quitar, reubicar o esconder. Estoy refiriéndome, claro, a los sensores de proximidad, de luminosidad, el auricular para las llamadas o la propia cámara de selfies. De ahí que teléfonos “todo pantalla” como el iPhone X o el Essential Phone hayan optado por usar el denominado notch, para ubicar estos elementos. Es precisamente en este punto donde las patentes de Samsung (que hemos conocido a través de Phandroid), si se materializasen, podrían resultar totalmente revolucionarias.

Patentes de Samsung Todo Pantalla
El frontal de los teléfonos sería realmente sólo pantalla, sin más elementos físicos

Lo que se aprecia dichas patentes de Samsung es la intención de ubicar bajo la pantalla, además del ya mencionado sensor de huellas, la cámara frontal, los sensores de luz ambiental, el altavoz de llamada y el sensor de proximidad. La experiencia de “ocultar” al altavoz de las llamadas, que llevó a cabo Xiaomi en su Mi Mix, es cierto que no fue del todo satisfactoria, pero tal vez Samsung acabe dando con la tecla en este apartado. Quizá los tiros podrían ir por la tecnología que actualmente está empleado Sony en algunos de sus televisores (la Acoustic Surface), con la que de algún modo consigue que la propia pantalla sea al mismo tiempo altavoz.

El gran reto tecnológico parece que será la colocación de la cámara de selfies bajo el panel. Hace ya un tiempo, se mostraron algunas patentes que sugerían una posibilidad a este respecto: la idea pasaría por colocar la cámara bajo un panel OLED diseñado para ser transparente cuando está apagado (habría que aplicarle algún tipo de tintura, para que no dejase ver lo que hay debajo). Por otro lado, debería dotarse a dicha pantalla de una frecuencia de refresco muy elevada, que pudiese dejar una fracción de segundo de cada fotograma la pantalla apagada, momento en el cual la cámara tendría “visión del exterior” y podría tomar la instantánea. Claro, sería necesario sincronizar a la perfección este proceso, para que todo pudiese funcionar correctamente. Por ahora no consta que exista algo parecido, pero podría ser una solución en el futuro.

Patentes de Samsung Pantalla Completa

Como supondréis, estas patentes de Samsung no tendrían por qué materializarse en el futuro y podrían quedar en agua de borrajas. Aunque viendo el camino por el que están discurriendo la mayoría de fabricantes (yendo cada vez un poco más allá en el aprovechamiento de los frontales de los teléfonos), es evidente que el objetivo parece ser este. En cualquier caso, no parece vayamos a verlo en el corto plazo, pero ojalá sea más pronto que tarde.

Por cierto, si queréis consultar de forma más detallada (y técnica) las patentes mencionadas, podéis descargar la documentación a través de este enlace.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.