Compartir

Apple acaba de presentar, entre otras cosas, sus nuevos iPhone, en el décimo aniversario desde que el primero de ellos vio la luz. Sí, ya sé que somos una página dedicada al universo Android y que ya tenemos una web hermana dedicada a los “asuntos de la manzana”. Pero también sé que aquí no queremos ser sectarios ni hacer proselitismo con Android, así que hablaremos sin ambages de lo nuevo de la gente de Cupertino, porque es indiscutible que generan una expectación enorme, ante la que no podemos permanecer impasibles. Eso sí, para que el contenido tenga verdadero sentido y coherencia, haremos una comparativa entre el nuevo iPhone X (el premium de entre los presentados) y el Samsung Galaxy Note 8 (sí, hemos considerado que es el mejor Android), dos dispositivos coetáneos que están llamados a pelear por el título no oficial de “mejor smartphone del año”. Del año o del momento, porque ya se sabe que este mundo de la telefonía móvil avanza muy, muy rápido.

Antes de empezar, debemos aclarar que se trata de una comparativa basada en los fríos datos, no en la experiencia de uso, como podréis suponer, especialmente en lo tocante al iPhone X. Tiempo habrá para las comparativas, y a buen seguro las tendréis por estas páginas o en los canales de YouTube de Android 5×1 y Apple 5×1.

iPhone X y Galaxy Note 8, las cartas sobre la mesa

A pesar de que Apple siempre ha rehuido en cierto modo la confrontación de especificaciones (en general, no suele entrar en “guerras” de características técnicas, porque no lo necesita), creo que un punto de partida fundamental debería ser una tabla comparativa. Luego, por supuesto, comentaremos algunos puntos concretos en los que la comparación puede ser más interesante. Empecemos, pues, con las “frías cifras”, que ya os adelanto que en el caso del iPhone X son un poco escuetas.

NOTE 8 iPHONE X
DIMENSIONES Y PESO Dimensiones: 162.5 x 74.8 x 8.6 milímetros; Peso: 195 gramos Por confirmar
PANTALLA Super AMOLED de 6,3 pulgadas, resolución 1440 x 2960 píxeles, 521 ppi. Ratio de pantalla 18,5:9 Protección Corning Gorilla Glass 5 (misma protección en el cristal trasero) Super Retina Display con tecnología OLED de 5,8 pulgadas, resolución 1242 x 2800 píxeles, 458 ppi,
PROCESADOR Exynos 8895 en EOMA (4 núcleos a 2,3 y 4 a 1,7 GHz) o Snadragon 835 en EEUU y China (4 núcleos a 2,35 y 4 a 1,9 GHz) A11 Bionic, de seis núcleos
GPU Mali G71 (con el Exynos) o Adreno 540 (con el Snapdragon)  GPU diseñada por Apple
MEMORIA RAM 6 GB 3 GB (se rumorea, pendiente de confirmación)
ALMACENAMIENTO 64/128/256 GB (no en todos los mercados), ampliables vía microSD  64/256 GB
CÁMARA PRINCIPAL Dual: 12 megapíxeles Dual Pixel, apertura focal 1,7f + 12 megapíxeles, apertura f/2,4; zoom óptico 2X Dual: 12 megapíxeles con apertura f/1,8 + 12 megapíxeles con apertura f/2,4
CÁMARA SECUNDARIA 8 megapíxeles, apertura focal f/1,7 7 megapíxeles, con modo retrato
SISTEMA OPERATIVO Android 7.1.1 iOS 11
BATERÍA 3300 mAh, compatible con carga rápida Capacidad no especificada (2 horas más que el iPhone 7), con carga inalámbrica
CONECTIVIDAD Y OTROS Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, doble banda, Bluetooth 5.0, A-GPS, GLONASS, BDS, GALILEO, NFC; USB Tipo C, escáner de iris, sensor de huellas digitales (trasero), certificación IP68 Reconocimiento facial Face ID (reconocimiento biométrico)
PRECIO 1000 euros Desde 999 dólares

 

En el tema del diseño no queremos entrar demasiado, ya que se trata de un asunto muy personal. No obstante, está claro que ambos optan por la tendencia más en boga en la actualidad, la de hacer desaparecer los marcos y la de tratar de que la pantalla ocupe el mayor porcentaje del frontal del dispositivo posible. El pequeño corte que tiene la pantalla del iPhone X en la parte superior, en la que se ubican los sensores del Face ID, la cámara y el altavoz de las llamadas, es ciertamente controvertido. Esa parte tiene un parecido lejano con el Essential Phone, pero el espacio recortado al panel es más grande,claro. Insistimos, cuestión de gustos.

Personalmente, me quedo con la pantalla “completa” del Note 8, en parte porque nos falta por ver cómo se resuelve a nivel de software el hecho de que a la pantalla le falta un “pedazo”. ¿Qué sucede, por ejemplo, si se ve un vídeo de Youtube? Por lo visto en el evento, parece que se tendrá que prescindir de la parte de la pantalla que queda al lado de la franja donde se ubican los sensores, si es que no se quiere recortar el vídeo. Veremos.

iPhone X Cámara

Por otro lado, a pesar de que pueda haber algunas diferencias que llamen la atención (por ejemplo, el propio procesador), por todos es sabido que iOS precisa de menos “fuerza bruta” para alcanzar un rendimiento sobresaliente, a nivel de fluidez y estabilidad. Además, tampoco es nuestra intención hacer una comparación que, como ya hemos dicho más arriba, por ahora es imposible, a falta de poder probar el nuevo iPhone X, cuyo sistema operativo, por cierto, también ha sido profundamente remodelado (iOS 11). Por tanto, nos ceñiremos a cosas que se hayan comentado con más profundidad en la conferencia. Eso sí, tened en cuenta que el rendimiento será excelente en ambos terminales.

La lucha por la mejor cámara

Como ya he comentado, para las pruebas reales entre ambos habrá que esperar (podéis ir abriendo boca con la comparativa con el iPhone 7 Plus que hicieron nuestros compañeros en el canal de Apple 5×1, sobre las fotos con desenfoque). Por ahora nos quedamos con que, tal vez compartiendo pódium con el LG V30, estos dos teléfonos nos permitirán tomar unas fotografías y filmar unos vídeo con una calidad excelente.

De entrada, parece que el sensor principal del Note 8 será ligeramente más luminoso, al contar con mayor apertura focal. También sería interesante ver cómo afecta la mejora que Apple ha introducido en el modo retrato (a nivel de software, eso sí), y que permite no sólo desenfocar los fondos sino también aplicarle bastantes efectos distintos. Será interesante ver esa comparación.

Note 8

Sí encontramos una diferencia importante en la grabación de vídeo. Os recordamos que el Note 8 es capaz de grabar hasta a 240 fotogramas por segundo, eso sí, bajando la resolución hasta los 720p; por su parte, el iPhone X es capaz de mantener la resolución 1080p para grabar a esa tasa de refresco. Además, el iPhone X (y también el 8) es capaz de grabar a 4K y a 60 fps, mientras que el Note 8 se queda en los 30 fps. De ahí quizá el motivo de que hayan optado por un almacenamiento un poco mayor en la versión más cara (porque grabar a 4K con esa tasa de fotogramas ocupará mucho espacio).

También han hecho hincapié en las capacidades de Realidad Aumentada de las cámaras de los nuevos iPhones. Con la combinación del nuevo procesador y la nueva tecnología implementada en las cámaras, consiguen un efecto bastante potente. Eso sí, no deja de ser una evolución de lo que ya se ha visto, salvando las distancias, en dispositivos como la PS Vita. Obviamente, el resultado es mucho más espectacular, pero en mi opinión tiene muy poca funcionalidad real sino se conjuga con unas gafas o un dispositivo similar. Me cuesta creer que se le vaya a dar un uso profundo teniendo que sostener el iPhone X todo el tiempo apuntando a un determinado sitio.

El reconocimiento facial

Parece que la gente de Apple ha puesto mucho empeño en la tecnología Face ID, con la que aseguran que el iPhone X será capaz de llegar a conocernos físicamente y, con ello, permitirnos desbloquear el dispositivo o autorizar un pago, por ejemplo. Por supuesto, como sucede con otras tecnologías, sería importante poder probarla en el día a día para valorar su verdadera utilidad. Se ve espectacular, eso sí.

Face ID en el iPhone X
Todo lo que hay en la “franja” superior del iPhone X

A este respecto, el Note 8 cuenta con un “lector” de iris, que no parece tan trabajado a nivel tecnológico como el Face ID, aunque por lo menos parece que no permite el desbloqueo con una fotografía (algo es algo). Eso sí, también es cierto que sigue contando con el sensor de huellas dactilares. Sí, en una de las posiciones más polémicas, pero lo mantiene. Supongo que es también un poco cuestión de gustos.

Nuestras primeras conclusiones

Nuestras primeras conclusiones son idénticas a nuestras primeras impresiones: hasta que se pueda tener ambos terminales en las manos, la comparación será muy parcial. Pero sí podemos apuntar un par de cosas.

En la disyuntiva entre estos dos teléfonos, que están a la vanguardia de la tecnología de consumo y que rozan la excelencia en todos y cada uno de los apartados técnicos, la gran diferencia estriba en el sistema operativo. Uno, iOS, con una filosofía más cerrada y quizá más sencilla y “amigable” para el usuario; el otro, Android, abierto por definición y con posibilidades de una gran personalización para adaptarse a nuestros gustos. Como decimos, a este nivel de excelencia las diferencias en lo técnico sólo serán realmente palpables para gente o muy experta o muy “quisquillosa” (en el mejor sentido), por lo que a la hora de decidirse por uno u otro pensamos que el peso de la decisión recaería principalmente en el sistema operativo. Y, además, parece que ni el precio va a ser un motivo de escoger uno sobre otro.

Yo, desde luego, escogería Android. Pero hay que reconocer las grandes virtudes de iOS, por supuesto.

Y hasta aquí llega nuestra “pequeña” comparación un poco “a vuelapluma”, basada en las primeras impresiones y en los datos sobre el papel, como ya hemos destacado. A la luz de lo presentado hoy por Apple y lo que ya nos mostró Samsung en agosto, ¿qué impresiones tenéis vosotros? ¿Cuál pensáis que es superior? Y, por otro lado, ¿creéis que la batalla sólo va a estar entre el Note 8 y el iPhone X o habrá más participantes en la “contienda”? Decidnos qué pensáis en los comentarios.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.
  • Juan Gilsanz

    El iPhone X le pasa por encima al Note 8. Si tuviera que coger entre uno y otro me iría a por el iPhone X sin duda. Más potencia, 4 años de actualizaciones, tecnología de reconocimiento facial (el note 8 lleva escáner de iris no reconocimiento facial), tecnología AR…

    • ¡Hola Juan!

      Por supuesto, es muy respetable tu elección.

      A mí, personalmente, el tema del reconocimiento facial no me haría decantarme por un terminal (sí, me parece impresionante cómo funciona, pero creo que no me aportaría demasiado sobre otras opciones de seguridad menos complejas), y muchísimo menos la RA (a la que no le acabo de ver una aplicación realmente funcional sin unas gafas o algo parecido).
      Además, hay determinados “peajes” de iOS que no estoy dispuesto a pagar (iTunes, por ejemplo). Como digo en el artículo, sólo por Android ya escogería el Note, a pesar de que iOS funciona de lujo, ojo. Pero bueno, como digo, todo es opinable, faltaría más.

      Y sobre lo del soporte, pues sí, tienes toda la razón.

      Por cierto, si son verdaderas las informaciones que están saliendo sobre el precio que podría tener en España la versión de 256 (300 euros más, y 150 el de 64)… Sería un buen pico de diferencia sobre el Note, que ya es excesivamente caro, en mi opinión. A ver si podemos confirmarlo.

      ¡Un saludo!