Compartir

Aunque ya os habíamos contado que Samsung se encargaría de fabricar las pantallas OLED del próximo iPhone 8 (porque sí, al menos alguno de los modelos que presente la compañía americana en otoño montará pantallas Samsung), hoy queremos contaros algunas de las asombrosas cifras que va a mover esta operación entre ambos gigantes de la tecnología.

Algunas de las cifras de la operación

Según podemos leer en el sitio web del medio surcoreano ETNews, Samsung Display (que es la rama de Samsung Electronics dedicada a la fabricación de pantallas) estaría ya planeando la creación de una nueva planta de fabricación de pantallas OLED, que respondería al nombre de A5 y que se situaría en Corea del Sur. Esta nueva planta tendría, según las fuentes consultadas, un 30% más de capacidad productiva que la planta llamada A3, que es a día de hoy la más grande de las que tiene dedicadas a esa tarea la compañía de Corea del Sur. No obstante, como señalan en la propia información, el nombre “A5” para la nueva planta sería aún un nombre provisional.

El aumento de la capacidad de fabricación a la que hemos aludido más arriba, si atendemos a la información del medio digital, se traduce en que esta planta sería capaz de producir entre 180.000 y 270.000 pantallas OLED por mes. Por supuesto, será la planta más grande del mundo dedicada a esta tarea.

Complejo de Samsung Display
Complejo Samsung Display, donde se fabrican algunas de las pantallas del iPhone 8. FOTO: ETNews

Para hacerla realidad, Samsung necesitaría hacer una inversión de alrededor de 21.000 millones de dólares, sólo para la construcción de la planta. Siempre según estas fuentes anónimas, Samsung tendría pensado iniciar la construcción de la nueva factoría en la segunda mitad de este año 2017 y las obras se prolongarían, al menos, un año y medio. Por tanto, la nueva A5 (o como finalmente se denomine) podría estar fabricando pantallas OLED, ya a pleno rendimiento, en 2019.

Por su parte, la planta A3 ya habría incrementado su volumen de producción de paneles OLED desde el año 2015, para poder surtir de pantallas a Apple, para sus iPhones (o, al menos, para alguno de los modelos que presenten), y a la propia Samsung, para sus propios dispositivos. De hecho, la información apunta a que las obras de ampliación de la planta A3 no habrían cesado, de tal modo que se estaría intentando aumentar aún más el volumen productivo de la factoría.

La enorme demanda de Apple para el iPhone 8

Samsung domina con absoluta comodidad el mercado de la fabricación de pantallas OLED. De hecho, se calcula que tiene el 97% del mercado en su bolsillo.

Pero hay fabricantes, como LG o Sharp, entre otros, que están tratando de introducirse en este mercado para hacerse con una parte del pastel. Como decimos, la posición actual de Samsung es envidiable, pero la inmensa demanda a la que tiene que hacer frente la compañía en los años venideros va a suponer un verdadero “test de esfuerzo”. Sólo para proveer a Apple de todas las pantallas que necesitan para su iPhone 8 va a suponer un esfuerzo enorme (se estima que Apple necesita unos 80 millones de pantallas para el iPhone 8, pero recordemos que el acuerdo tiene mayor alcance temporal).

iPhone 8 OLED

Si Samsung responde por completo, probablemente reforzará aún más su posición, pero si no alcanza a proveer las pantallas que le demandan sus clientes y su propia división de dispositivos móviles, podría abrirse un poco el mercado para el resto de compañías fabricantes de pantallas, que tendrían un pequeño hueco para colarse en el mercado e ir haciendo sus propios contratos de fabricación.

¿Qué os parecen estas cifras? ¿Creéis que Samsung será capaz de hacer frente a toda la demanda para la fabricación del iPhone 8?

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.