Compartir

Según las últimas informaciones publicadas en la prensa de Corea del Sur, las aguas bajan un poco revueltas en la división móvil de LG. Hasta tal punto es así que todo parece indicar que ha habido órdenes directas desde la “cúspide” para detener el desarrollo del LG G7, que hasta hace unas semanas incluso creíamos que podría llegar a mostrarse en el CES de Las Vegas, a comienzos de 2018. A continuación, trataremos de arrojar un poco de luz sobre este peliagudo asunto.

El desarrollo del LG G7 habría cesado

Según el medio coreano The Investor, Jo Seong-jin, a la sazón CEO de LG Electronics, ha ordenado al grupo encargado del desarrollo del “supuesto” LG G7 que detengan todos sus trabajos. El uso de la palabra supuesto es absolutamente intencionado pues, como ya os adelantó mi compañero Jose la pasada semana, no acababa de estar del todo claro que ese fuese a ser el nombre del nuevo teléfono del fabricante surcoreano (incluso se baraja la posibilidad del abandono de la serie G). Y, de hecho, también en ese artículo os contábamos que había un alto grado de posibilidades de que el teléfono no se mostrase en el MWC de Barcelona. Esto último ya se da por sentado actualmente.

Render filtrado que supuestamente corresponde al LG G7
Render filtrado que supuestamente corresponde al LG G7

Además, de acuerdo con la información citada, no sólo se ha realizado un parón en el desarrollo, sino que desde la dirección han ordenado una revisión de lo hecho hasta ahora “desde cero”. O sea, que se habría ordenado el diseño de un nuevo teléfono desde el boceto más básico.

Una competencia muy fuerte en el mercado

Seguramente muchos recordaréis la forma en que, poco tiempo después de su lanzamiento al mercado, el precio del LG G6 empezó a desplomarse casi hasta precios de gamas medias potentes (no tardó mucho tiempo en rondar los 400 euros). Eso, generalmente, sólo puede ser síntoma de malas ventas.

Desde la compañía no lo niegan; antes al contrario, según la información que ha podido reunir The Investor, en LG son muy conscientes de que la familia G les estaba produciendo una sangría económica. Suponemos que ver la luz junto al todopoderoso Samsung Galaxy S de turno tampoco ayuda en exceso. Y más aún cuando no fuiste capaz de montar en tu gama alta el mejor procesador disponible en el momento (recordemos que el LG G6 se tuvo que conformar con el Snapdragon 821, mientras que toda la gama alta de 2017 estuvo alimentada por el 835), algo que sí pudo hacer el competencia directa.

LG G6

En palabras de la compañía, su objetivo ahora mismo es encontrar una “ventana” de mercado en la que poder hacer encajar sus teléfonos, independientemente de lo que hagan sus rivales directos (en clara alusión al lanzamiento del Samsung Galaxy S9). Es, en cualquier caso, una tarea complicada, porque ya hay bastantes fechas marcadas en el calendario, en torno a las cuales se espera que otros fabricantes lancen sus propios productos. Sin duda, para el consumidor es un escenario ideal, pues tiene un menú completísimo en el que elegir, pero para el fabricante puede llegar a ser un quebradero de cabeza acertar con la fecha de lanzamiento.

Por otro lado, entendemos que esto podría trastocar el resto de planes de la compañía para este 2018. Porque, si el supuesto LG G7 se retrasase unos meses, suponemos que el resto de posibles lanzamientos planificados para este año deberían desplazarse también (estoy pensando en un eventual LG V40, claro, o en una hipotética revisión de gama media de la familia G).

Lo que sí parece estar claro es que, por el momento, no tendremos un nuevo flagship de LG. Y ya veremos si se mantiene la denominación “LG G7”, porque la compañía ya ha confirmado que están replanteándose el cambio de nomenclatura. Por supuesto, seguiremos informando.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.
  • johan vilca

    Que polenica