Compartir

Google sorprendió a todos en el 2016 con el nuevo Google Pixel y Pixel XL. Este dispositivo representa, una vez más, un cambio en su estrategia comercial eliminando su gama Nexus, aunque no dejándolos en el olvido. El 4 de octubre de 2016, Google nos presentaba mediante una conferencia privada, los nuevos dispositivos que decidieron sacar para poder llegar a la cima en el mundo de los terminales. Se hacía realidad los nuevos Google Pixel y Google Pixel XL, prometiendo sin duda un esbelto diseño y potente hardware.

Google Pixel XL en profundidad

Google Pixel

Pues ya era hora, el equipo de Android 5×1 se ha podido hacer hace apenas una semana, con uno de los terminales de la gran manzana, más en concreto con el Google Pixel XL, la versión más grande. Las primeras sensaciones fueron muy buenas, dejándolo caer en la apertura del envoltorio con una buena y simple presentación del terminal. Esperemos que recaiga pronto en España y de mucho que hablar en el mercado hispanohablante.

Hardware

Aunque fue presentado a finales del 2016, sin duda es uno de los terminales más potentes del mercado actual. Se nos presenta un terminal de 5,5 pulgadas AMOLED QHD a 530 ppp con la que tendremos la oportunidad de ver ante nuestros ojos unas imágenes que se asemejan mucho con la realidad, pero que, a su vez, nos sorprende con su gran brillantez para ser este tipo de pantallas. Además, es algo que podemos configurar a nuestro gusto con este terminal. Sin duda, deja buenas sensaciones tanto en interiores como en exteriores.

El motor de este poderoso terminal, monta, como no podía ser de otra manera, el procesador más potente del 2016: el Snapdragon 821. Este procesador cuenta con 4 núcleos: 2 con una frecuencia de 2,15 GHz; y otros 2 a 1,6 GHz. Por otro lado, contaría con una cantidad de memoria RAM más que suficiente para las tareas del día a día y que funcione todo el sistema con verdadera fluidez: 4 Gb de memoria RAM. Ahora bien, en este apartado, Google nos presenta dos variantes: una de 32 Gb de memoria interna; y otra con 128 Gb más que suficientes con los cuales no tendremos problemas de almacenaje por un tiempo eso es algo más que gratificante en estos momentos.

La batería es un gran dilema, esta versión de Google Pixel, la XL, cuenta con una capacidad de 3450 mAh, que podrá satisfacer a muchos y desencantar a otros tantos, pero que seguro que no te deja indiferente. Por la parte trasera, podemos observar en las imágenes presentadas, la cámara de este terminal de 12,3 megapíxeles con f/2.0 con estabilizador electrónico. En el aparatado de la cámara, hablaremos más adelante con detenimiento. ¿Continuamos con la parte trasera? Pues sí, continuamos con la parte trasera porque también tenemos otro detalle en términos de hardware: el sensor de huella dactilar. Aunque al igual que con la batería y la cámara, tenemos un apartado reservados para ellos, hay muchos temas que puntualizar. Este terminal también cuenta con lo último en conexiones, llega con USB tipo-C, NFC y Bluetooth 4.2. En el apartado musical, cuenta con dos altavoces en la parte inferior del dispositivo, que nos ha dejado un poco indiferentes, puesto que un terminal de tan alto precio, esperábamos que en este apartado estuviese a la altura de otros terminales tipo Samsung Galaxy S7 u iPhone 7. Las sensaciones un poco toscas, como si estuvieses sumergido en el agua e intentases escuchar, es algo extraño cuanto menos. Por la parte superior, para poder conectar nuestros audífonos (que, por cierto, no vienen incluidos en la caja) el Jack de 3.5 mm y así disfrutar nuestra música en privado y sin molestar a nadie.

Google Pixel XL

Pantalla

5,5 pulgadas AMOLED QHD

Procesador

Snapdragon 821

RAM

4 Gb

Almacenamiento

32 o 128 Gb

Cámara

Principal de 12,3 megapíxeles, delantera de 8 megapíxeles

Batería

3450 mAh

SO

Android 7.1.1 Nougat

Conectividad

Bluetooth 4.2, USB tipo-C, Lector de huellas

Dimensiones

154,7 x 75,7 x 7,3 mm, (168 gramos)

Precio

A partir de 759€

 

Diseño

Nada más abrir el embalaje, nos apresuramos en coger el terminal y sentir una sensación algo extraña. Este terminal obtiene un cuerpo totalmente unibody metálico. Es una mezcla entre robustez, debido a la buena fabricación del dispositivo y el material metálico elegido para la mayoría del cuerpo del dispositivo, y delicadeza, producida a su vez por la parte superior trasera con el tacto del cristal.

Las sensaciones en la mano son muy buenas, por la parte trasera junto con el marco metálico tiene muy marcadas una curvatura que hace adaptarse a tu mano como si fuera un guante. Al igual que, al tocar el marco de la pantalla, con su 2,5d que se ajusta perfectamente al canto del terminal. Las sensaciones en este dispositivo no caben lugar a duda y es de agradecer el buen gusto que han tenido construyendo este terminal, se hace muy cómodo estar con él durante horas y sentir ese placer en tu mano. Podríamos sacar alguna queja, y es la posible probabilidad de que se te caiga el móvil de la mano, por tener un tacto tan suave.

Por la parte frontal, como ya hemos comentado, destaca sin duda la buena construcción que tiene la pantalla ajustándose perfectamente con los marcos del terminal. En la parte superior izquierda podemos observar la cámara delantera del dispositivo, y en la misma posición, pero justo en el medio del terminal, y debajo del altavoz de llamada, están situados los sensores de proximidad y luminosidad. En este caso, al ser un terminal completamente blanco y aluminio muy claro, destaca al igual que sus cámaras por obtener un color oscuro, que puede llegar a desencantar a algunos usuarios muy exigentes.

En la parte inferior, de nuevo en el frontal, no tenemos absolutamente nada. Ningún diseño, ningún botón… Esto es un hándicap para los que nos gusta tener el botón home justo en ese apartado, buscas sin lugar a dudas continuamente ese botón que te ayuda a salir de las aplicaciones llevándote a la página principal o que te ayude a desbloquear el terminal con su lector de huella dactilar. En este terminal, es algo que deberemos obviar, puesto que no existe absolutamente nada.

Algo que me gustaría recalcar, es en el canto derecho del terminal: tenemos el botón de desbloqueo y un poco más abajo tenemos el control del volumen. Ahora bien, la posición no es que sea del todo cómoda, más de una vez con el móvil en la mano, deseas desbloquearlo para ver las notificaciones y resulta que estas subiendo el volumen. Puede parecer una tontería simple vista, pero cuando te sucede más de 5-6 veces en menos de una hora, puede resultarte algo cansado estar buscando otro botón. Pero para que no nos equivoquemos, Google se sacó de la manga crear estriar el botón para que cuando nos situemos encima con el dedo, localicemos sin problema cuál de todos es el botón de desbloqueo. Todo es cuestión de acostumbrase, supongo.

Materiales

La construcción del terminal es realmente buena, se ve a simple vista. Compacto y con buen tacto, es nada más cogerlo y sentir el buen porte del terminal, podríamos decir que sientes cada euro que vale el terminal. Se conforma de un cuerpo unibody de aluminio. Los cantos, como no podría ser de otra manera, también de aluminio.

Por la parte frontal, la pantalla está protegida con Corning Gorilla Glass 4, con la cual podremos permitirnos el lujo de llevarlo menos protegido contra ralladuras y golpes de menor nivel. La parte trasera, en este caso contamos con aluminio en su parte inferior y cristal por la parte superior, a mi gusto todo un puntazo para nuestro tacto.

Cámara y flash

La cámara en este terminal es un punto sustancial en este terminal. Los resultados son verdaderamente increíbles, sobre todo con fotografías con poca luz en interiores o de noche. Las pruebas que hemos hecho en este terminal respecto a las fotografías han dado buenos resultados en todos los aspectos. Y así lo corrobora DXOMark Mobile, obteniendo notas superiores a las del iPhone 7 y el Samsung Galaxy S7, algo con lo que Google sacó pecho en su presentación y nos deja con la boca abierta.

En términos técnicos, la cámara frontal tiene un sensor de Sony Exmor RS 378 obteniendo una resolución de 12,3 megapíxeles pudiendo grabar video en hasta 4K. La apertura de esta lente es de f/2.0. Por otro lado, la cámara frontal, posiblemente la cámara más utilizada por los usuarios para tomarse los famosos selfies, tiene un sensor también se Sony Exmor R 179 con resolución máxima de 8 megapíxeles con apertura f/2.4. Os dejamos en esta tabla las comparativas entre la frontal y la principal con todas las características técnicas.

Google Pixel XL

Frontal Trasera

Sensor

Sony Exmor R 179 Sony Exmor RS 378
Resolución Fotografías: 8 Mpx

Videos: 1080p

Fotografías: 12,3 Mpx

Videos: 4K

Tamaño del sensor 1/3.2”

1/2.3”

Focal 26 mm

26 mm

Apertura f/2.4

f/2.0

Por otro lado, el flash del terminal, produce una luz amarillenta que no da pie a hacer fotos con el flash en ningún momento. La sensación en este tipo de fotos es algo que a pocos usuarios suele dejar buena cara, sobre todo por el precio de este terminal ya justificaría la instalación de un buen flash en su defecto. Pero por este efecto estético, no significa que no sea potente, al contrario. El flash en sí es bastante potente sobre todo a corta distancia.

Sin duda Google hizo hincapié en su presentación en su estabilización, pero es que es realmente bueno. El estabilizar corrige sin problemas las pequeñas vibraciones que se obtienen al sostener el terminal con la mano. Ahora bien, cuando vamos en movimiento no trabaja da la misma forma, tarda en detectar que nos estamos moviendo realmente y no que sea por movimientos bruscos, obteniendo de esta forma pequeños tirones en nuestros videos.

Destaca también, la grabación en cámara lenta, pudiendo personalizar los parámetros llegando a 120 fps o 240 fps con una resolución algo menor. La posibilidad de grabar a 4K hace que sea también una cámara referente en el mercado.

Cabe recordar que este terminal viene por defecto activado el sistema de fotografías HDR+ con el que podremos jugar con nuestras fotografías pudiendo mejores los colores. Su objetivo es bastante rápido y quedan espectaculares el efecto bokeh que puede llegar a producir con mayor profundidad de forma manual. Os dejamos unos cuantos ejemplos de tipo de fotografías y videos que puede llegar a realizar este terminal, a cada cual mejor.

 

Software

Como no podía ser de otra manera, Google tenía que poner todas sus ganas en este dispositivo y resolver cada los fallos de cada uno de sus dispositivos anteriores. Ahora bien, Google nunca nos ha fallado en el término de actualizaciones y es que este terminal vendrá con Android Stock incorporado en el cual podremos tener todas las actualizaciones de Google al momento.

Gracias a Android 7 Nougat nos llegó con sus principales novedades como el soporte para utilizar pantalla dividida, un cambio elegante a sus notificaciones agrupándolas haciéndolas mucho más accesibles, Doze, Project Svelte… Y un sin fin de esperadas novedades para nuestros dispositivos.

Para su pantalla principal, se renueva Pixel Launcher. Su principal novedad es la eliminación del cajón de aplicaciones, esta vez podremos acceder a este cajón deslizando desde la parte inferior del dispositivo hacia su parte superior. De esta forma podremos acceder a todas nuestras aplicaciones con un pequeño desliz y de una forma bastante agradable y rápida.

En esta versión, nuestras aplicaciones podrán disfrutar de un sistema muy parecido al 3D Touch. Dejando apretado nuestro dedo en algunas aplicaciones, salen diferentes opciones que podremos acceder sin abrir la aplicación. En la parte de los iconos, este nuevo Launcher tendrá iconos dinámicos como por ejemplo el icono de la hora o el calendario, estará actualizado sin tener que abrir la aplicación.

En este caso, en el tema de software, Google puso especial hincapié en Google Assitant. Esta aplicación está integrada en todos los teléfonos Pixel y nos permitirá planificar nuestro día a día con un planificador de eventos y alarmas, ajustes de configuración de tu dispositivo y extraer información de nuestras cuentas de Google. Será el próximo paso de Google Now para enfrentarse directamente con Siri.

Y para complementar con su muy buena cámara, Google se encargó de que tengamos acceso ilimitado a su nube, para poder almacenar todas nuestras fotos de formar ilimitada y en cualquier momento. Esto es un detalle que algunos fabricantes tendría que tener en cuenta para sus usuarios.

Lector de huellas

En este apartado me gustaría puntualizar un problema: en primer lugar, me encuentro con un terminal con la huella dactilar situada en la parte trasera, acostumbrado a tenerlo delante, junto con el botón home. En segundo lugar, cuando lo he utilizado, me ha costado menos insertar la contraseña en pantalla que colocar el dedo índice por detrás, es algo incómodo, un gesto menos natural y que por inercia o estar acostumbrado a otro terminal siempre busco el botón con el dedo pulgar. Ahora bien, a la hora de desbloquear el terminal, es rápido si no contamos con el tiempo en buscar el sensor y colocar el dedo, pero sí, funciona realmente bien.

En este terminal, tendremos ajustes con nuestra huella dactilar, principalmente con nuestros gestos. Dentro de estos ajustes, tendremos la posibilidad de: deslizar nuestro dedo hacia abajo para deslizar el panel de notificaciones, abrir nuestra cámara, cambiar cámara, tocar dos veces el teléfono para comprobar nuestras notificaciones rápidamente, y al igual podremos hacer, pero solo cogiendo el teléfono.

Batería

En este apartado, Google ha hecho un buen trabajo para el poco tamaño y peso que tiene el terminal. En su interior se contempla 3.450 mAh para poder alimentar tan potente dispositivo. Con el Google Pixel XL, podremos alcanzar el final del día fácilmente, y si no es el caso, cuenta con carga rápida que nos permitirá cagar nuestro Pixel en un abrir y cerrar de ojos.

Pudimos contemplar que el terminal puedo durar de 4 horas de forma muy intensa y entre 5 y 6 horas de forma normal, en nuestro día a día. Cuenta con el novedoso sistema Quick Charge de Qualcomm, con el que podremos cargar nuestro terminal de forma completa en menos de una hora y media. A su vez, al alcanzar el tiempo cercano a una hora, podremos tener el móvil cargado entre el 60 y el 70%.

Nuestra critica general es bastante gratificante, pero estamos seguros que Google pondrá especial énfasis en los próximos dispositivos para poder mejorarla. Incluso, por qué no, sacrificando el diseño y peso del terminal, para poder satisfacernos aún más con nuestro Pixel y la experiencia con el terminal.

Sensaciones

Nuestra sensación con el terminal desde el primer momento es muy positiva, llevándonos una sorpresa nada más coger el terminal. En primer lugar, destaca su ligereza y lo bien construido que está, no da la sensación que se vaya a romper en cualquier momento. Justo lo contrario por la parte trasera, el principal enemigo del cristal es su fragilidad para romperse, y cualquier pequeño golpe puede producir cualquier fisura o arañazo en su superficie. Nada que no se puede solucionar con una funda, pero en ese caso perderíamos la sensación de tener un buen termina sobre nuestras manos.

Las mejores sensaciones se las lleva sin duda su espectacular cámara. Google situó a este terminal sin lugar a duda en el ranking de la mejor cámara integrada en un terminal, compitiendo directamente con el iPhone 7 y el Samsung Galaxy S7. Por otro lado, la grabación de vídeo con su cámara es algo extraña. Gracias a su estabilizador electrónico podemos comprobar que nuestros videos salen sin problemas en buenas condiciones sin las pequeñas vibraciones que tanto nos fastidian, pero a su vez, nos dejan con una extraña sensación de balanceo y retardo desde que mueves el terminal hasta que enfoca a donde tú lo estás dirigiendo.

Si algo nos puede dejar con un sabor agridulce, es sin duda su batería. En este caso, como ya sabemos contamos con 3450 mAh que satisfacen a muchos usuarios, pero si eres un usuario que da al terminal un uso intenso durante el día, al final de este tendrás que tener tu cargador a mano para no quedarte sin batería. Este es un problema que podría solucionar Google más adelante por medio de actualizaciones o en un supuesto Google Pixel 2, poder sacrificar algo su diseño y peso, para agrandar su batería.

Por otro lado, lo que nos ha dejado mal sabor de boca, es sin duda el tema de los altavoces. No es que sean malos, el problema es que con el mismo precio podremos conseguir terminales buques insignia de las marcas con un buen apartado multimedia. Por ejemplo, podemos observar que el apartado multimedia de los iPhone 7 y los Samsung Galaxy S7 son de otro color, no tienen nada que ver con el Google Pixel.

Ahora bien, ¿y la protección contra el agua y el polvo? Google para este terminal se olvidó completamente y fue uno de los grandes fallos que tuvo respecto a sus competidores directos. Que con ese precio y la falta de protección es algo inviable a día de hoy, un extra que sin duda echaremos de menos en este terminal.

Precios

Para este Google Pixel XL, la compañía pone de manifiesto que apunta alto, quizás demasiado en algún apartado. Al igual que sus competidores directos, claro. El Google Pixel más económico parte desde los 649$ su versión de 32 Gb. Respecto a la que hemos probado, la versión más grande del terminal, el Google Pixel XL parte desde los 769$. Estos precios son oficiales, pero suponemos por experiencia con otros terminales, que no respetarán su equidad entre el dólar y el euro, será seguramente más caro que en el mercado anglosajón.

Llegada a España

Google desde su presentación dejó claro que sus principales mercados para este terminal serían Estados Unidos, Canadá, Australia, Reino Unido y Alemania. Costará mucho que llegue a España y a otros países, pero sin duda es algo que terminará llegando, la demanda para este terminal es verdaderamente alta.

Desde el equipo de Android 5×1, nos gustaría saber que opinan sobre este terminal y si podrían satisfacer las necesidades de los usuarios con este novedoso terminal y vuelta de tuerca de Google a sus antiguos Nexus.

mm
Estudiante de programación, que se permite el lujo de escribir sobre los temas más relevantes respecto al mundo Android se refiere. Puedes saber más de mí en mis principales redes sociales.