Compartir

Hay un hermoso refrán en el refranero español que dice que “cuando el río suena, agua lleva”, para referirse a que ciertos rumores pueden llegar a tener algo de verdad. En el caso que nos ocupa hoy, la adquisición de HTC por parte de Google, el río venía haciendo un estruendo enorme y estaba casi desbordado por la ingente cantidad de agua que traía.

Hace algo menos de quince días, mi compañero Jose ya os contó que algo estaba “cociéndose” entre ambas compañías. Además, ayer supimos HTC suspendería hoy su cotización en el mercado de valores. Finalmente, como os decimos, todos estos rumores han acabado materializándose. Porque sí, hoy se ha confirmado que Google compra HTC. A continuación, trataremos de explicar todos los detalles de esta importante operación, y también cómo quedan las cosas de cara al futuro.

Google adquiere parte de la división de teléfonos de HTC

Así es, el propio Rick Osterloh (a la sazón, Vicepresidente Senior de la división de Hardware de la compañía americana, ha expresado a través de una entrada en el blog de Google, que la compañía de Mountain View y el fabricante taiwanés han llegado a un acuerdo.

La pregunta que surge es: ¿cuál es el alcance de este acuerdo? En términos económicos, Google desembolsará algo más de mil millones de dólares por la compra de la división de HTC denominada “Powered by HTC”. Para que nos hagamos una idea mejor, debemos decir que esta es la rama de la compañía taiwanesa a cargo, entre otras cosas, del desarrollo de los Google Pixel y, en general, del su propio hardware.

Logo Google

En términos de recursos humanos, esta adquisición supone que dos mil de los empleados de esta división de hardware, pasan a formar parte de la plantilla de Google, en principio para dedicarse a esas mismas tareas. Debemos comentar que esos dos mil trabajadores son, aproximadamente, la mitad de la gente de esa división de HTC.

Y, en términos de propiedad intelectual, Google adquiere con este acuerdo una licencia que le permite trabajar con la propiedad intelectual de HTC, aunque es necesario apostillar que no es una licencia exclusiva. Esto significa que Google se reserva el derecho de utilizar cualquier tecnología que haya desarrollado HTC sin ningún coste adicional, pero no de forma excluyente.

HTC Ocean Life Logo

Y otra pregunta se nos viene a la cabeza: ¿por qué hace Google esta compra? En palabras del propio Vicepresidente, parece que la compañía estadounidense está tratando de impulsar y potenciar su propio hardware. Esperan, en este sentido, que la gente de HTC a la que absorben (que ya la conocen bien, porque ya han trabajado con ellos) les dé un plus innovador que proporcione un valor añadido a la marca de Google.

¿Qué sucederá con HTC a partir de ahora?

HTC, pese a haber estado firmando dispositivos muy, muy competentes (de hecho, el HTC U 11 lanzado este año es un gran dispositivo), lleva bastante tiempo cosechando muy malos resultados económicos. Esta compra parcial por parte de Google ha venido a darle, muy probablemente, un soporte vital a la compañía taiwanesa. ¿Pero en qué situación queda la marca?

HTC U 11
HTC U 11, el último dispositivo de la firma taiwanesa

Si atendemos a las palabras del Jefe de Finanzas de compañía taiwanesa, Peter Shen (que es quien ha facilitado el grueso de las cifras que os estamos contando), HTC seguirá desarrollando su propia línea de teléfonos, es decir, desarrollando tecnología propia y lanzándola al mercado bajo su propia marca.

También ha asegurado que esa misma división seguirá trabajando en la tecnología de realidad virtual de la compañía.

En muy probable que a corto o medio plazo podamos conocer los primeros frutos de esta nueva “alianza”.

“Treintaypicoañero” y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.