Compartir

Como suele suceder de forma casi irremediable con cada lanzamiento de un nuevo dispositivo electrónico, algunos usuarios han tenido algunos problemas técnicas con sus recién estrenados Google Pixel 2. Concretamente el modelo XL, ha presentado problemas con la pantalla, que la compañía se ha apresurado a parchear convenientemente. Pero, aunque es cierto de que a veces amplificamos hasta límites insospechados los problemas, hoy queremos hablaros sobre algo bueno: la excelente cámara de los Pixel 2; específicamente, sobre una de las características de las más se enorgullece la gente de Mountain View: la estabilización de imagen lograda en sus nuevos teléfonos.

Veamos a continuación lo que la propia Google nos cuenta al respecto.

Google habla sobre la estabilización de sus Pixel 2

Una de las características que más se destacó durante el evento de presentación de los teléfonos, fue la estabilización de imagen que lograban las cámaras. Mientras que en los primeros Pixel se optó únicamente por la estabilización electrónica de imagen, en los Pixel 2 Google han logrado aunar tanto la estabilización óptica como la electrónica. Para lograrlo, Google ha implementado una tecnología a la que ha bautizado como Fused Video Stabilization, que viene a significar algo así como “estabilización de vídeo fusionada”.

Pixel 2 Camera
IMAGEN: CNET

El gigante de Mountain View tenía claro que había cuatro “enemigos a batir” para mejorar la grabación de vídeo de su teléfono: por un lado, el movimiento de nuestro pulso (de nuestra falta de pulso, mejor dicho), pues sin un trípode u otro tipo de sujeción es casi imposible mantener una mano totalmente firme; en segundo lugar, se centraron en mitigar el efecto motion blur, muy molesto en la mayoría de situaciones (sobre todo si no es intencionado); también hicieron hincapié en erradicar el efecto denominado focus breathing, que provoca cambios de encuadre dependiendo de la sección de la imagen que mantenga enfocada. Y, por último, también trataron de corregir la distorsión que provocan los sensores CMOS, denominada “efecto persiana” o “efecto gelatina” (en inglés, rolling shutter).

La estabilización óptica puede echar un cable para disimular estos defectos, pero tampoco se puede decir que sea la solución definitiva, pues su efecto es limitado. Y la estabilización digital también plantea problemas de implementación, pues en muchas ocasiones requiere una reducción drástica del campo de visión y una pérdida de resolución. Es por ello que Google ha optado por echar mano de las dos al mismo tiempo, pues siempre están activas ambas mientras grabamos, y del machine learning.

Explicación Estabilización cámara Pixel 2
Diagrama explicativo del procesado del vídeo en los Pixel 2.

En este sentido, el procesado de las imágenes pasa por tres etapas: en primer lugar, el giroscopio analiza y estima los posibles movimientos de la mano que sostiene la cámara; en la segunda etapa, con los datos recogidos por el giroscopio y gracias al machine learning, se puede predecir la intención en el movimiento de la cámara y, en la última fase es que cuando el software de procesado elimina en la medida de lo posible los “artefactos” y los defectos típicos ya mencionados, para mostrar las imágenes con la mayor calidad posible.

Sin duda, resulta fascinante conocer la cantidad de procesos que se desencadenan al hacer algo tan aparentemente sencillo como grabar un vídeo. Sea como fuere, bien por Google, porque a la vista está que el resultado es excepcional.

¿Alguno de vosotros ha tenido ocasión de grabar con un Google Pixel 2? Si es así, contadnos vuestra experiencia en los comentarios.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.