Compartir

Ya os hemos hablado en varios artículos del Samsung Galaxy S8, os hemos contado la mayoría de sus virtudes porque el terminal tiene muchas. Pero hoy queremos poner una lupa más crítica sobre él, vamos a analizar sus 6 puntos negativos que, a nuestro parecer, son los más relevantes.

La pantalla del Samsung Galaxy S8 no es perfecta

Uno de los principales reclamos de este dispositivo es su pantalla, y no es para menos, es fantástica. Estéticamente luce de una manera espectacular y la posibilidad de tener un panel de gran tamaño en un cuerpo comedido es algo que se agradece enormemente.

Samsung Galaxy S8 y S8 +
Samsung Galaxy S8 y S8 +

Pero no todo puede ser perfecto, la forma en que esta construida la pantalla hace que en exteriores los reflejos se acentúen mucho, haciendo en algunas casos inutilizaban el móvil. Esto, por supuesto, solo ocurre en situaciones muy determinadas y no es algo tremendamente molesta en el 99% de las ocasiones.

Aparte de los marcos, el formato también es algo que nos sorprendió, saliendo de el tradicional 16:9 panorámico. Samsung agosto por una pantalla un poco mas alta de lo habitual, y esto nos hizo preguntarnos como se adaptarían las aplicaciones y demás elementos a esto. Todo ha sido satisfactorio y hemos podido disfrutar de todos nuestros programas, juegos o fotos sin ningún problema, el único pero viene a la hora de los vídeos, donde si nos encontramos con unos pequeños marcos negros. No es nada alarmante y ocurre en muchos otros dispositivos, sobretodo en las tablets.

Y no, no hablamos del tinte rojo, algo que ha traído cola. El motivo es bien sencillo, no parece ser algo que afecte a gran escala y nosotros de hecho, no lo hemos apreciado.

Bixby sigue sin hablar nuestro idioma

Otra de las característica con la que los coreanos nos vendieron el Samsung Galaxy S8 es con su propio asistente virtual, Bixby. Aunque no dudamos de la calidad y la utilidad de esta funcionalidad, nos encontramos con el gran inconveniente de que todavía no esta disponible el idioma español. Para poder disfrutar de Bixby tendríamos que hacerlo en inglés, lo que a menos que tengas un gran dominio de esta lengua, va a ser muy complicado.

Consideramos un fallo bastante grande que Samsung no de esta opción desde el inicio, más sabiendo que el español es uno de los idiomas más importantes del mundo. Pero como sabemos que la marca, tarde o temprano, acabara incluyéndolo en su servicio, no consideramos este contratiempo como algo determinante para comprar o no el teléfono, simplemente un fastidio.

El lector de huellas no está en el mejor lugar

Aquí entramos en un tema bastante subjetivo, y que nos lleva a una guerra que va más allá del propio smartphone, la discusión de donde es mejor colocar el sensor de huellas dactilares. Yo soy firme defensor de que este debe ir delante, y tanto el lector de iPhone 7, como el del One Plus y el del S7 me parecen los más cómodos de la actualidad. Me parece más natural ver el sensor que estas utilizando y tener la posibilidad de desbloquear el terminal aún estando la parte trasera de este apoyado en una superficie.

Samsung Galaxy S8 + escnaer de iris sensor de huellas

Aparte de que este en la parte posterior, la ubicación aquí tampoco es perfecta ni mucho menos. El sensor se encuentra muy cercano a la cámara y no en el centro del dispositivo, por lo que dependiendo de con que mano lo sujetemos nos quedará a una distancia u a otra. Aunque todo es acostumbrarse y pasados unos meses probablemente lo hagamos de una forma natural, la curva de aprendizaje es mayor que en otras opciones del mercado.

No tiene doble cámara, como muchos de sus competidores

Junto con los marcos reducidos, la otra tendencia actual en los dispositivos móviles es la doble cámara. Una tendencia a la que no se ha sumado este Samsung Galaxy S8 quedándose únicamente con un solo sensor. Con la perdida de un sensor también se pierden todas las funciones extra que nos ofrece y que os resumimos en la siguiente lista:

  • Jugar con el enfoque: una de las características más conocidas es la de poder aplicar ese efecto ‘bokeh’ en la que tenemos un elemento en primer plano con total claridad sobre un fondo ligeramente desenfadado. El resultado es una foto de una gran calidad y belleza artística.
  • Mejora de las situaciones de poca luminosidad: podremos captar luz por los dos sensores y conseguir una mayor calidad en las situaciones en las que no tengamos una luz potente.
  • Fotos de gran angular: un efecto parecido al que conseguimos con la tradicional función panorámica, pero ahorrándonos tener que hacer ese barrido físico con el dispositivo.
  • Zoom de gran calidad: combinando las imágenes tomadas por ambos sensores, se podrá tener un zoom óptico de varios aumentos sin partes móviles, y con un gran resultado.

No tiene carga rápida de última generación

El smartphone cuenta con la tecnología de Qualcomm de carga rápida llamada QuickCharge, lo hace en la versión 2.0. Hasta aquí nada parece indicar que esto vaya a ser un punto negativo para el terminal, pero es que en el mercado ya tenemos opciones como el LG G6 que cuentan con la versión QuickCharge 3.0.

Samsung Galaxy S8

No es que la diferencia entre estas dos sea muy elevada, pero cuando hablamos de uno de los teléfonos más importantes dentro de una de las compañías más importante del mundo siempre debemos querer que incluyan lo mejor que haya en la actualidad. No sabemos cual habrá sido la razón de la marca para no incluir esta característica, pero nos parece un error no apostar por esta última versión. Aunque siempre podemos consolarnos mirando a otras empresas como Apple, que no incluyen ningún tipo de carga rápida en sus móviles… al menos todavía.

El precio es de locos

809 € la versión de 5,8″ y 909 € la de 6,2″. Vamos a ser claros y directos, es una salvajada los precios en los que se mueven los dispositivos actuales. Pero es que el Huawei P10, el LG G6, el Xiami Mi 6, todos son más baratos, en algunos casos moviéndose por casi la mitad. Si a este terminal le separas de su preciosa pantalla, te queda un terminal del montón, por tanto no creemos que ese precio esté para nada justificado.

Bueno pues ya os hemos comentado todas las cosas tanto buenas como malas que tiene este Samsung Galaxy S8, ahora ya es vuestra decisión apostar por él o no.

También puede interesarte: Qualcomm va a por Apple, intentará que dejen de vender iPhone en EEUU

mm

Estudiante de Ingeniería Informatica del Software y apasionado de la tecnología. Redactor en la mejor web sobre todo lo relacionado con el mundo Android.

  • triggerone

    tocara esperar al Note 8 que seguro solventara la mayoría de carencias y problemas del S8