Compartir

Pasan las semanas y van saliendo nombres pero, ¿cómo se llamará el próximo dispositivo de gama alta fabricado por HTC? Todos descartamos ya la posibilidad de que sea HTC 11. Pero en el horizonte dos nombres, HTC Ocean y más recientemente, HTC Vive.

¿HTC Vive? ¿HTC Ocean? Los dos

HTC poco a poco está comenzando a olvidar los smartphones. Si, ya no es como antaño donde lanzaban unos 10-12 dispositivos. Ahora con 7-8 como mucho completan su portfolio, lo peor es que ha bajado la cantidad así como la calidad. ¿Buscarán una solución este año? Puede, pero es pronto.

HTC Vive

HTC Vive
HTC Vive

Por lo pronto se habla de dos terminales, uno enfocado a la realidad virtual, el HTC Vive que llegaría para de alguna forma ser un terminal enfocado a la VR o realidad virtual. El caro visor a día de hoy necesita de un PC de especificaciones muy altas, lo que hace inviable colocar uno en cada casa. Por tanto la posibilidad de un terminal que acerque esta experiencia -junto a un visor mucho más económico tipo Gear VR de Samsun-, no es nada descabellado.

Además, el terminal al parecer sería muy personalizable, hasta el punto de contar con carcasas de diferentes colores, texturas, acabados, materiales, etc. Si, la personalización como jamás la habíamos visto y ofrecido a personas que buscan lo diferentes. Pero poco más ha trascendido. Será algo así:

HTC Ocean

HTC Ocean
HTC Ocean

Por su parte, el HTC Ocean sería el más típico de este dúo, pero no por ello menos interesante. En el vídeo que os dejo tras esta descripción veréis que podremos controlar ciertas funciones y acceder a algunas -o todas- las aplicaciones haciendo uso del bisel del dispositivo. Algo similar a lo que vimos en el Nubia Z11, al menos es lo que parece.

¿Bonito verdad? Creo que dejando al margen las especificaciones, de las que hablaremos en el momento que podamos comprobar diversas fuentes -a día de hoy fluctúa mucho y no queremos liar a nadie-, tenemos un terminal que permitiría interactuar sin prácticamente tocar la pantalla, lo que nos parece algo realmente novedoso. Habrá que probarlo para saber de qué se trata realmente.

Muchas incógnitas, pero si HTC por fin se da cuenta de su talón de Aquiles -precio e innovación-, podremos volver a confiar en ella. De momento y hasta la MWC, démosle un voto de confianza. Se lo ganó.

Vía | Evan Blass