Compartir

Así es, tal y como reza el título de esta noticia Bill Gates ha declarado que, actualmente, además de ser usuario de un PC con Windows 10, lo es también de un teléfono con sistema operativo Android; en concreto, de un Samsung Galaxy S8. Y, la verdad sea dicha, no ha tenido ningún reparo en reconocerlo abiertamente, pues lo ha hecho durante una emisión de la cadena estadounidense Fox News. En las líneas siguientes trataré de razonar por qué creo que no hay nada raro en estas declaraciones del que hoy es “sólo” asesor tecnológico del gigante norteamericano.

Que Bill Gates use Android no debería resultar extraño

Si echamos un vistazo al panorama de la sección móvil de la compañía de Redmond, nos encontramos con un desierto de lanzamientos de nuevo hardware (los últimos teléfonos de gama alta, la serie Lumia 950, datan de finales de 2015) y con una cuota de mercado que mengua a cada segundo que pasa (está ya por debajo del 1%). Esto, por supuesto, tiene un impacto directo en su tienda de aplicaciones y servicios, que está a años luz de poder ofrecer lo que actualmente ofrecen Android o iOS. La plataforma está, en cierto modo, atrapada en un círculo vicioso del que es difícil salir, lo que ha desembocado en que incluso la propia Microsoft tenga poca fe en el futuro de Windows 10 Mobile, al menos en su concepción actual.

A este respecto, la compañía estadounidense hace ya un tiempo que dio un viraje importante a sus políticas, de tal forma que decidió meterse de lleno en Android (y en iOS), a través del desarrollo de sus propias aplicaciones. Como si previesen un desenlace funesto para su división de móviles, comenzaron a llevar a la plataforma del androide verde todos sus servicios de correo, calendario, música u ofimática, entre otros. De hecho, en ocasiones las mejoras llegan antes a Android que a Windows 10 Mobile, lo que refuerza aún más la idea de que están centrándose en ser una empresa de servicios, más que un competidor en el campo del hardware móvil.

En este contexto, pues, no es extraño que Bill Gates pueda usar un teléfono con Android, porque la realidad que a día de hoy es posible usar un dispositivo con el sistema operativo de Google y apenas utilizar ningún servicio de los de Mountain View. Y más aún si tenemos en cuenta que Microsoft llegó a vender en su propia tienda el Galaxy S8, con sus aplicaciones básicas preinstaladas (que es, suponemos, el que se habrá comprado Bill Gates).

Foto de Bill Gates

Además, está en consonancia con lo que hacen otros dirigentes de Microsoft, como Joe Belfiore, a quien le “pillaron” tuiteando con desde un iPhone. E incluso en algunas presentaciones han hecho demostraciones en dispositivos de la competencia sin ningún rubor. Está claro que, actualmente, Microsoft tiene más posibilidades de vender licencias de Ofiice, por ejemplo, a los usuarios de la competencia que a los suyos propios, simplemente por una cuestión de números. Por tanto, insisto, es completamente normal que Bill Gates o cualquier otra cabeza visible de Microsoft usen teléfonos de otras marcas. Supongo que es una forma de conocer al “enemigo”. De hecho, tal vez Microsoft esté creando su propio caballo de Troya al llevar todos sus servicios a la competencia. Cosas más raras se han visto, ¿no?

También podría interesarte: Nexus 6P y Nexus 5X extienden su soporte unos meses.

"Treintaypicoañero" y eterno estudiante. Juntaletras primerizo. Aficionado a la tecnología, a los videojuegos, al cine, a la lectura y a otras muchas cosas, en especial si están relacionadas con el ocio.